Ataques dirigidos a instituciones financieras, estafas de suplantación de tarjetas SIM, vishing (ataque mediante llamada telefónica), ataques de fraude enviados por WhatsApp, fraude de criptomonedas, ransomware, afectación de correos corporativos y muchos más, le costaron a empresas y agencias gubernamentales colombianas más de $190 mil millones de pesos ($65 millones de dólares) en 2017, según el último reporte publicado por el Centro Cibernético de la Policía Nacional.
 
​​Y es que fenómenos como la globalización desarrollaron dinámicas corporativas y apalancaron el crecimiento exponencial de los mercados y organizaciones a nivel mundial, trayendo consigo tecnologías inteligentes y simultáneamente amenazas virtuales para las firmas, amenazas que circundaron los entornos corporativos con el objetivo de atacar a sus víctimas en el momento exacto. Las empresas que exponen más información a sus clientes o proveedores, al igual que las que usan las tecnologías informáticas en optimizar sus procesos, se exponen más a los ciberataques, por ende, deben implementar soluciones mas sofisticadas para su protección. Pareciera un círculo vicioso.

En efecto, para contrarrestar estos peligros hizo aparición la Ciberseguridad, concebida como la práctica llamada a proteger los entornos virtuales de las empresas compuestos por computadores, servidores, dispositivos móviles,sistemas electrónicos, datos y redes, que están en constante vulnerabilidad y al acecho de amenazas como virus, gusanos, spyware y troyanos. Las soluciones de Ciberseguridad deben ser entendidos como herramientas habilitadoras de la actual transformación de los negocios, pues la solución no será no digitalizarse, de ninguna manera, sino hacerlo de forma segura.

Según Jay García, arquitecto de soluciones de ciberseguridad de la Compañía Integradora de Soluciones Tecnológicas, Controles Empresariales“La Consultora EY en una encuesta realizada a 1400 organizaciones, indica que, a pesar de los casos registrados de ciberataques y sus consecuencias en el mundo corporativo, alrededor del 80% de las juntas directivas no hacen de la ciberseguridad un tema estratégico para sus compañías. El 87% de las organizaciones todavía operan con niveles limitados de ciberseguridad y resiliencia, mientras que el 77% trabaja con medidas de protección básicas en materia de ciberseguridad. Esta falsa percepción de seguridad hace más fácil la labor de un ciber atacante”.

También afirma que entre las principales preocupaciones de las organizaciones está que los empleados representan la mayor debilidad (34%), esto por la baja conciencia de los riesgos a los que se está expuesto y la poca cultura de seguridad, aclarando que las organizaciones han hecho muy poco para cambiar esta situación. En segundo término, hay que señalar que la mayoría de las organizaciones podrían no identificar todas las violaciones e incidentes de las que son víctimas (82%) lo cual impide una adecuada y oportuna reacción.

De ahí que las compañías Pymes también resultan atractivas para quienes están detrás de estas ciberamenazas, pues según Data Breach Investigations Report 2018 el 73% de estas y el 56% de las microempresas utilizan al menos un software como servicio. En otras palabras, si una ciberamenaza está en capacidad de neutralizar, paralizar o destruir los procesos de una organización grande, las Pymes enfrentan un nivel de vulnerabilidad mayor en la medida en que no cuentan con lineamientos de protección adecuados.

En el ámbito local, según la plataforma especializada en el análisis de servicios tecnológicos Comparitech, Colombia ocupa el puesto 39 en términos de vulnerabilidad en el marco de las ciberamenazas: En computadores las infecciones afectan el 16.4% de los sistemas, mientras que el 12.52% de los dispositivos móviles están infectados con algún tipo de malware que tiene como objetivo ingresar de manera fraudulenta en el sistema de los usuarios.

Atendiendo a esta necesidad, Controles Empresariales, ofrece a las organizaciones la posibilidad de protegerse en materia de ciberseguridad, razón por la cual recibió un reconocimiento en la categoría Best Non Endpoint otorgado por parte de Kaspersky Lab a aquellos socios que impulsan ventas de su portafolio de servicios, en este caso en el marco de seguridad para ambientes industriales.

Por último, García añade que el cibercrimen en Colombia tiene una tasa de crecimiento del 28,3% año tras año según reporte del Centro Cibernético Policial, donde aparecieron nuevas amenazas para la seguridad cibernética que atacan el bolsillo además de un bien invaluable: la privacidad de los ciudadanos.

 ​Comunicaciones Controles Empresariales.
Para mayor información contáctenos en mercadeo@coem.co

Etiquetas:

Ciberseguridad; Cibercrimen; Controles Empresariales; Empresas; Colombia; Seguridad Informática